Fray Luis de Granada

No me desampare tu amparo,
no me falte tu piedad,
no me olvide tu memoria.

Si tú, Señora, me dejas, quién me sostendrá
Si tú me olvidas, quién se acordará de mí
Si tú, que eres estrella de la mar
y guía de los errados, no me alumbras,
Dónde iré a parar

No me dejes tentar del enemigo,
y si me tentare, no me dejes caer,
y si cayere, ayúdame a levantar.
Quién te llamó, Señora, que no le oyeses
Quién te pidió, que no le otorgases